3 Acciones Claves Para Contrarrestar El Desanimo

El desánimo nos ataca a todas en un determinado momento, usualmente cuando estamos mal. Viene, en el momento preciso, para darnos el golpe de gracia. Esto es porque, tenemos un enemigo que nos quiere ver en el piso, sin que podamos pararnos de ahí. Es una lucha que no podemos ganarla por nosotras mismas, necesitamos ayuda.

En el día de hoy, las personas están más conscientes de que hay que cuidar la salud, hacer ejercicios, y comer más saludable.También, se está al tanto de los productos que están en el mercado. Nos preparamos para evitar, y resistir las enfermedades. Compramos los que creemos son favorables para nuestra salud. Por mencionar algunos: té verde, vitaminas, comestibles orgánicos, aparatos para hacer ejercicios etc. Pero que hacer cuando viene el desánimo a nuestra vida un síntoma tan común en el ser humano. Estas 3 acciones son claves para combatir el desaliento.

 .       1.    Enfócate en llegar a la meta

El Señor le dijo. Moisés en Det. 1:21 Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra: sube y toma posesión de ella, como Jehová él Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes.”

Dios siempre  alentó a su pueblo a no desmayar, y es porque siempre que tenemos una tarea difícil de realizar; nos preocupamos al no saber exactamente si la podremos realizar. El Señor le dijo a Moisés que  le entregaba la tierra, pero en el tomarla estaba el detalle, el trago amargo. Porque tenían que enfrentar batallas. Es como cuando te aceptan en un buen empleo con beneficios y buena paga. Ahora vas a tener que dar la talla, y cumplir con todo lo que se te demande hacer para la empresa. Va a conllevar sacrificios, quizás tendrás que competir con compañeros de trabajo bien capacitados. Tendrás que lidiar con jefes  exigentes. Hasta que te conozcan y puedan confiar en la labor que les brindes. Sí Dios prometió y cumplió con sus promesas. Hoy él te dice: no te desanimes, ponte en posición de batalla que yo te ayudo. Mantenete  enfocada en lo que estas realizando, con una meta definida.Veras que tendras fuerza y valor. Dios es el mismo.

  1. Aprópiate de la Palabra

No te desanimes frente a las presiones de la vida, que traen su dosis de desaliento sobre nuestras vidas. Sino, más bien recurre al consejo divino, que no falla.

“No desmayes, delante de ellos, porque Jehová tu Dios está en medio de ti, Dios grande y temible.”  (Det.7:21)

El que se mete contigo, se mete con Dios. Esas circunstancias, ese problema financiero, ese problema con tu esposo, ese problema familiar, ese problema en el trabajo. No permitas que te agobie, y te desinfle. Al punto que te entristezca, y no tengas, deseos de orar, de meditar en la Palabra de Dios.

Trae a tu memoria esos momentos en que El Señor se ha hecho real y te ha hablado. Por un  una porción Bíblica, un cantico, y te ha dado palabras de bendición. No dejes que los pensamientos negativos te derrumben. Dios siempre tiene la solución a todos nuestros problemas. Sino, que él te hace participe y espera tu cooperación.

3. Esfuérzate en servir a Dios

La paga del esfuerzo, inyecta entusiasmo, y te dará las energías que, necesitas. Para mirar con esperanza tu futuro. Saber que Dios, te va a prosperar y a bendecir, donde quiera que vayas. En lo que emprendas. Esfuérzate, por ser una buena portadora de la gracia de Dios. Sírvele de corazón, Sírvele con tus finanzas, Sírvele con tu tiempo, no pongas excusas. Porque sí quieres obtener sus bendiciones, tienes que hacer un esfuerzo, dando lo mejor de ti.

Josué fue el que tomo la posición de Moisés. Era algo nuevo, diferente para él. Dios tuvo que afirmarle que estaba con él pero, que tenía que esforzarse en su nueva labor. Era un honor, tomar ese nuevo cargo. Solo, tenía que esmerarse, en lo que iba a realizar para poder enfrentar a sus enemigos. (Josué 1:9)   Dios te dice lo mismo hoy, cobra fuerza, alientate, ponte de pie y camina.

El desánimo va venir de vez en cuando. Cierra la puerta de tus pensamientos y no los permitas. Acciona colabora con Dios, y esto te hará elevar esa valentia, esa energia, y serás una mujer con firmeza en la vida. Vas a contrarrestar el desánimo  y decirle chao. ¡Dios esta de tu parte!