3 Razones Porque Revelar La Edad

Si hay un tema verdaderamente sensible para las mujeres, es el hablar de la edad. Muchas evaden a la pregunta. ¿Cuántos años tienes? Es sumamente delicado preguntar a una dama la edad. ¿Por qué sera? Bueno tratare de ser lo más certera y compartiré lo que he  aprendido.  La primera  razón es:

Cumpleanos

 

 

1– Porque es una bendición de Dios
Algunas mujeres no nos damos cuenta que cada año que pasa es una bendición que Dios nos da al estar en este mundo, no sólo para coger espacio ,sino más bien para hacer algo bueno en esta vida. Hemos sido creadas para buenas obras. Dice la palabra de Dios en: Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”
En vez de estar todas deprimidas y mirando la arruguita que quiere sobre salir en nuestro cutis, deberíamos de estar agradecidas por que podremos hacerle bien a aquellos que lo necesitan. El cuidado estético es muy importante y yo soy la primera que lo apoyo. Porque sí una persona no cuida su imagen que me hace pensar que puede cuidar de otros.  La otra buena razón es:

2- Porque La vida es muy corta
Pareciera algo trivial sin importancia, pero muy cierto que algunas mujeres se enojan si alguien les acierta la edad. Porque se niegan a vivir la etapa en la que están. Lo cierto es que la vida es muy breve, como dice en el Salmo 90: 9
” Acabamos nuestros años como un pensamiento” y en este mismo Salmo en  el verso 10 nos dice: ”Pronto pasan y volamos.” Tenemos que aprovechar el tiempo que estemos aquí, reconociendo que vivimos por etapas y cada una de ellas la debemos vivir de acuerdo a la edad. Entonces aceptemos que no hay nada de malo decir nuestra edad.  Por ultimo

3– Porque necesitamos sabiduría
Si  en algo  tenemos que tomar conciencia es que sólo tenemos una vida y que tenemos que vivirla a plenitud, esa fue la intención de Dios al darnos existencia. Todas necesitamos sabiduría para conducirnos bien en la vida y para hacer buenas decisiones. Que nos traerán paz y mucha felicidad. Pidamos le al Señor que contemos cada cumpleaños como un regalo de parte de Dios y seamos agradecidas porque estamos en esta tierra todavía. Entonces que vengan los años de juventud, de madurez y también la senectud. Que les demos la bienvenida a todos aquellos años que Dios nos quiera dar. Que podamos vivir como mujeres que disfrutan y que abrazan su propósito para “que traigamos al corazón sabiduría.”  (Salmos 90:12)

No importa la edad que tengas siéntete joven en Dios, ya que la actitud del corazón es lo que cuenta. Serás el producto de lo que haya en tu corazón. Te insto a que comiences a contar tus días con regocijo y puedas gozar del bien de Dios.

¡Recuerda que Cristo te ama y que eres una Mujer Única!