La Oración Que Te Ayudará A Caminar En Bendición

Un nuevo año comienza, y con él un sin número de cosas, que deseamos hacer.  Que el año que paso fue imposible, ponerlo en nuestra agenda. Y es por eso que este año, es como una página en blanco, donde la comenzaremos a llenar con diferentes eventos.  Si no, nos ponemos metas, de lo que nos gustaría llegar a alcanzar este año; no tendremos objetivos específicos porque luchar. Te invito a que hagas decisiones que te ayuden a caminar en bendición hoy, y los próximos meses por venir. En este verso de la Biblia encontramos un modelo de oración.
Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre
. Salmo 86:11

Comencemos, por pedirle a Dios que nos enséñe  su camino,para ser mujeres sabias y elegir el camino correcto. Por donde debemos ir, sin temor a equivocarnos. El Señor ha prometido guiarnos a puerto seguro. Un nuevo año que vendrá cargado de cosas que serán desaciertos, contra tiempos, obstáculos, así como bendiciones, soluciones, realizaciones y sobre todo, un camino que nos llevara a la culminación de todo aquello que hayamos depositado en las manos del Señor.

Pidámosle que afirme nuestro corazón, para mantenerlo limpio de toda contaminación y de todo resentimiento, de toda raíz de amargura que quiera brotar de repente. Ya, que engañoso es el corazón más que todas las cosas. Tenemos que guardar el corazón y estar listas para escuchar, y tardas para enojarnos aplicando la misericordia que hemos recibido de Dios. Si guardamos el corazón vamos a ver grandes cosas en nuestro caminar.

Pidamos a Dios, que ponga en nuestro ser un temor santo.                                    

Que es el respeto a Dios y a su  creación. Saber que El Señor es omnipresente que está en todas partes, que aunque, no lo vea está observándolo todo. Que Dios es omnisciente, que sabe todo lo que pienso, y lo que digo, que escucha todo. Que ese respeto a Dios, se refleje en el respeto hacia todos los que nos rodean.

Que esta sea la oración,este nuevo año. Hagamosla con la mejor disposición, consientes de ir a su presencia con humildad de corazón. Para que podamos ver la  intervención divina, en nuestro camino y por consiguiente tendremos las bendiciones de Dios, cayendo sobre nuestras vidas en abundacia.